A Vintage-Clothes Rack in L.A.
Astrakan Images/Offset

La mejor moda de Los Ángeles a su alcance

La moda oriunda de Los Ángeles abarca una variedad que comprende desde la vestimenta de gala de Rodarte a las camisetas suaves desgarbadas de James Perse, lo que hace de este condado un paraíso para compradores. Afortunadamente para nosotros, hay muchos almacenes que le permiten ver muestras de la última moda sin tener que gastar un dineral. La clave es simplemente saber a dónde ir. Y eso lo tenemos solucionado.

 

FIDM Scholarship Store

Ubicado en el campus principal del Fashion Institute of Design and Merchandising en el centro de Los Ángeles, el amplio espacio es un tesoro oculto de ropa, zapatos y accesorios nunca usados. Toda la mercancía, donada por más de 400 minoristas, fabricantes, tiendas al menudeo y salas de exposición tan variadas como Tadashi Shoji, BCBG y Hot Topic, tiene precios más bajos que al mayoreo, al menos a un 10 % del valor minorista real. “Nunca sabes lo que vas a encontrar”, afirma Ella Van Nort, directora de las tiendas de FIDM Scholarship Foundation. Las ganancias se emplean para becas de los estudiantes actuales de FIDM.

 

Ventas de muestrario para adictos a las compras

Sorprendidos por las lamentables condiciones en una venta de muestrario en la Ciudad de Nueva York (mala iluminación, mercancía esparcida por todas partes), dos amigas (que quieren permanecer anónimas) pensaron que podían hacerlo mejor. Después de volver a Los Ángeles, la pareja empezó a llevar a cabo ventas de muestrario. Abrieron una tienda permanente en West Third Street, el imán del diseño en Los Ángeles, en 2009, y luego agregaron una segunda ubicación en Montana Avenue, en Santa Mónica, en 2014. “La mayor parte de nuestros artículos se venden al menudeo de $110 a $345”, explican las chicas, “mientras que los precios en nuestras tiendas promedian de $38 a $98”. Las marcas mejor vendidas incluyen LAmade, Bobi, Dolan y B-Low the Belt, las cuales tienen su sede en el condado de Los Ángeles.

 

Sequin

Desde que abrió su primer boutique en 1981, la propietaria de Sequin, Sara Schifrin, ha cambiado el nombre de su empresa y se ha mudado dos veces (ahora está en el oeste de Los Ángeles), pero sus clientes siempre la encuentran. “Tenemos una clientela muy leal, entre 16 y 90 años”, explica Schifrin. Se ha ganado su lealtad vendiendo mercancía de calidad a precios que las mujeres pueden alcanzar. Constantemente abastece la marca Velvet de Los Ángeles, cuya mercancía llega el 15 de cada mes y se vende rápidamente. Otros favoritos incluyen los jeans Just Black a $78, tops Ethereal a $68 y camisetas Freeloader a $23.

 

La mercancía sobrante de Urban Outfitters

Y cerca de 200 tiendas de ropa urbana en Estados Unidos, pero no con los precios que encontrará en esta tienda en Ventura Boulevard, en Sherman Oaks. El espacio se ve como una de esas tiendas asociadas de precio normal, pero al mirar más de cerca las etiquetas de precio se revela la diferencia. Eso es porque lo que no se vende en las tiendas “regulares” de la marca puede terminar aquí, explica John Hauser, gerente general de ventas minoristas de Urban Outfitters. En una visita reciente, las faldas se habían abaratado de $79 a $29.99, las blusas de $49 a $29.99, y los trajes de baño para hombre de $39 a $5.

 

Rose & Sage

En su tienda en el elegante barrio de Taluca Lake, la propietaria de Rose & Sage Soraya Ardakani escoge cada pieza mezclando los diseñadores conocidos con marcas locales menos conocidas a precios más bajos. Hay unos cuantos artículos de Michael Stars y Olivaceous a precios más altos, pero incluso sus piezas más caras cuestan menos de $200. Los botines de Qupid cuestan $43, las blusas de Fun2Fun cuestan $32 y los suéteres de Jolie apenas $24. La joyería también es una ganga, con anillos a la medida a $25 y brazaletes clásicos de oro y plata a $15. Todas las semanas la tienda ofrece su venta Surprise Me Friday: Los compradores pueden encontrar todos los artículos de manga larga con un 20 % de descuento, o todo lo que es rojo en la tienda reducido un 20 %.

 

Veronica M

La oriunda de Los Ángeles Veronica Monroy-Ferrer empezó a elaborar minifaldas en el garaje de su madre y las vendía en el tianguis de Fairfax en 1996. En su tienda en Beverly Boulevard, en el barrio de La Brea, Ferrer vendía sus propios diseños y algunos otros, todo por menos de $200. “Quería que las mujeres pudieran ponerse ropa que se viera cara sin pagar el precio por verse bien”, explica. Los grandes vestidos ceñidos a la cintura y los vestidos sin mangas ajustados de Ferrer pueden usarse de día o de noche y reflejan el estilo de vida del sur de California. En la parte trasera de la tienda, siempre hay algo en oferta a $25, $10, o incluso a $5, y a menudo hay un perchero con ropa con un 50 % de descuento.

 

William B + Friends

Manhattan Beach, Brentwood, Studio City, Century City, West Third, y otra apertura en Marina del Rey para finales de 2015, con planes de abrir más

William B se inauguró en la década de 1980 y la línea se vendía en tiendas departamentales como Barneys, Bloomingdale’s y Neiman Marcus. A finales de la década de los años 1990, una pareja (que prefiere permanecer anónima) compró la empresa y un vehículo recreativo de 12.8 metros, que reacondicionaron como una boutique sobre ruedas. “La reacción positiva a los puntos de precios bajos inspiró su decisión de integrar verticalmente y hacer una incursión en el negocio minorista”, explica Kaitlyn Watsabaugh, cuyo título en su tarjeta de presentación dice “Generalmente maravillosa”. Hay ahora seis tiendas en la zona de Los Ángeles, de Manhattan Beach a Studio City, y más en preparación. “Nuestro precio promedio es $62”, dice Watsabaugh.