Johnson's Livery at Columbia State Park, Gold Country, California
Trisha Fawver/Flickr

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro

Encuentre una pepita de oro en el lecho de un río recorrido por los buscadores de oro originales del año 1849. Descienda hasta las profundidades de la tierra para conocer formaciones rocosas extraordinarias. Acelere su corazón con un paseo vertiginoso por los rápidos de aguas bravas. Para disfrutar de esta aventura y mucho más, la Tierra del oro (también conocida como Región del oro) tiene todo lo que usted y sus hijos pueden desear. 

Al incluir a Sacramento —la capital de California— esta región destila historia y está repleta de maneras divertidas para que su familia conozca todo lo sucedido desde la práctica. Pruebe buscar oro con las clásicas bateas en el mismo río donde se descubrió por primera vez en 1848. Recorra algunas de las minas más ricas del estado y las residencias más elegantes, construidas con fortunas amasadas en el auge de la fiebre del oro. Viaje en históricas locomotoras a vapor y explore cavernas misteriosas. Es historia, al estilo California.

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro  VCW_D_GC_T7_WellsFargo_Columbia_Flippen_Webdam-1280x642
Laura Flippen

Parque Histórico Estatal de Columbia

Parque Histórico Estatal de Columbia
Transpórtate a la década de 1850 con esta joya en la Región del oro

Este parque, que tiene un encanto retro y una colección de artefactos históricos, muestra la fiebre del oro en persona e irradia color. Los guías turísticos, vestidos con traje de época, no solo llevan a las visitas por este pueblo de la Veta Madre cuidadosamente preservado, que fue la segunda ciudad más grande del estado en la época máxima de la fiebre del oro, sino que viven y trabajan aquí en diversas tiendas y comercios que se corresponden con ese período. Realiza un paseo en una auténtica diligencia, pide un refresco helado de zarzaparrilla, bebida de fabricación local, en una cantina al estilo del lejano oeste o sienta el calor de la fragua de un herrero realizando su trabajo. También hay una oficina del expreso Wells Fargo y otras reliquias de los primeros tiempos de la minería en California. Hasta el sonido de la ciudad es auténtico —no se permiten automóviles—, por lo que oirás el ruido de los cascos de los caballos.

Los recorridos históricos gratuitos en el parque salen todos los fines de semana a las 11:00 a. m. desde el museo (también los días entre semana, desde mediados de junio hasta el primer lunes de septiembre) Los días de la fiebre del oro se celebran los segundos sábados de cada mes, en la tarde; los guías turísticos vestidos de época conducen prácticas de artesanía y visitas especiales, y los niños pueden probar suerte en la búsqueda de oro. 

El verano puede llegar a ser muy caluroso, y los fines de semana son muy concurridos, por lo que recomendamos programar las visitas, de ser posible, entre semana y en la mañana.

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro  VCW_D_GC_T6_AmericanRiverRafting_KG1280x642_0
Rob Brodman

The American River

The American River
Corre por oro, corre por adrenalina

El río más famoso del oeste para practicar rafting en aguas bravas, el American River, atraviesa con sus remolinos la región del oro, una atractiva mezcla de rápidos agitados, ollas profundas y cascadas tumultuosas. Si bien su rico ecosistema ribereño fue sostén por mucho tiempo de las tribus nativas estadounidenses, la siguiente oleada de humanos —los legendarios buscadores de oro de 1849— vieron en esa vía fluvial un medio para su fortuna y cribaron el oro en la orilla del río con la esperanza de hallar la veta del metal precioso. Aunque todavía se asoman restos de equipos de minería antiguos cerca del río o dentro de él, la fiebre del oro en su mayoría ha sido reemplazada por la fiebre de la adrenalina. Cada uno de los tres brazos del American River brinda su propio estilo de diversión acuática, y los organizadores de excursiones ofrecen de todo, desde paseos en bote de medio día de duración para toda la familia hasta aventuras de vértigo que duran varios días. 

¿Qué parte del río se adapta a su gusto? El más popular es el South Fork, con rápidos de clase II y III, que son perfectos para familias y practicantes novatos de rafting. Los segmentos más bajos del North Fork y el Middle Fork ofrecen rápidos fáciles de clase II: un excelente lugar para practicar canotaje y kayak en aguas bravas. Pero río arriba es otra historia: los segmentos superiores de ambos brazos están repletos de rápidos de clase IV y V que llevan por nombre Bogus Thunder y Texas Chainsaw Mama.

"No existe nada como pasar la noche junto al río, ver las truchas saltando sobre la superficie del agua plateada cuando cae la noche, mientras un friso de estrellas pinta el cielo nocturno."

Si bien las excursiones de un día son siempre maravillosas —sobre todo en los días calurosos de verano, cuando se producen, con frecuencia, guerras de agua bienintencionadas entre los practicantes de rafting— no existe nada como pasar la noche junto al río, ver las truchas saltando sobre la superficie del agua plateada cuando cae la noche, mientras un friso de estrellas pinta el cielo nocturno. Algunos organizadores de excursiones apuestan todo a crear salidas únicas; O.A.R.S. ofrece degustaciones de cervezas artesanales en algunos de sus viajes nocturnos.

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro  BlackChasmCavern_SharonHahnDarlin_1280x642
Sharon Hahn Darlin/Flickr

Caverna Black Chasm

Caverna Black Chasm
Intérnese bajo tierra para contemplar las sorpresas subterráneas de la naturaleza

El oro no es el único tesoro subterráneo oculto en esta parte del mundo. Las cavernas naturales son otro hallazgo impresionante en la región. A los niños les encanta escarbar en un mundo oculto de formaciones extrañas y, cuando se apagan las linternas, oscuridad absoluta. Las cavernas naturalmente frescas también pueden ser un escape atractivo durante los días calurosos de verano en la región. 

Este Monumento Natural Nacional, a un poco más de una hora al este de Sacramento, ofrece un recorrido a pie de 50 minutos, apto para niños, que le permite observar formaciones rocosas variadas, incluidas estalactitas, estalagmitas, coladas y extraños cristales de delicadas helictitas. ¿Sus hijos tienen energía para gastar? Los niños de ocho años y más pueden realizar con usted un recorrido de 3 horas por un laberinto natural al aire libre; ellos pueden ir equipados con cascos y gafas de seguridad, para así escalar, deslizarse y arrastrarse a través de formaciones rocosas descubiertas gracias a la minería hidráulica del siglo XIX. 

Para hacer descubrimientos más tranquilos, pruebe con minería de piedras preciosas (usando cajas con fondo cribado para buscar tesoros) y lavado de oro, experiencias que también se ofrecen aquí.

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro  OldSacramento_NickAres_Flickr_1280x642
Nick Ares/Flickr

Viejo Sacramento

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro  vca_maps_goldcountry
Viejo Sacramento
Conoce la historia del río con una emocionante cabalgata

Cuando fueron descubiertas las pepitas y vetas de oro brillantes en Sierra Foothills en 1849, una masiva avalancha de seres humanos, sedientos de fortuna, corrió a toda velocidad hacia la Región del Oro. Los pioneros hambrientos de oro navegaron hacia el este desde la Bahía de San Francisco por el río Sacramento y se detuvieron en la confluencia de los ríos American y Sacramento, el punto más lejano hasta el que podían llegar en velero. Se levantó un pueblo casi de la noche a la mañana, con muchos edificios construidos de velas y madera sobrante de las naves.

Había nacido Sacramento.

En la actualidad, a orillas del río Sacramento a la sombra de sicómoros, puede hacerse  una idea de esos primeros años agitados en el renovado Viejo Sacramento, que actualmente es Monumento Histórico Nacional y cuenta con 28 acres/11 hectáreas. Si bien cuenta con las imprescindibles tiendas de regalos y de camisetas, y las heladerías en edificios restaurados, también posee excelentes museos, que incluyen el Museo Ferroviario de California y el Museo de California. Una embarcación fluvial restaurada, la Delta King, te invita a bordo para almorzar, cenar e incluso para pasar la noche. Carruajes tirados por caballos ofrecen paseos, y guías turísticos con trajes de época te llevan  en recorridos históricos a pie, una gran manera de conocer algunos de los secretos del distrito, como pasadizos y cámaras subterráneas. (Los niños adoran las excursiones fantasmagóricas en octubre).

Súbete a una histórica locomotora de vapor para realizar un paseo pintoresco en el ferrocarril Sacramento Southern. Si prefieres pasear por el agua en lugar de hacerlo por la orilla, participa en el pintoresco crucero Hornblower de una hora. 

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro  James-Marshall-Monument1280x642

Descubrimiento del oro de Marshall

Descubrimiento del oro de Marshall
Ve dónde comenzó la fiebre el oro

Al transitar por el tranquilo tramo de la autopista 49 que une Auburn con Placerville, cuesta trabajo creer que esta región haya sido el corazón floreciente de uno de los eventos más significativos de la historia de California. Aquí, en un tramo del American River, alimentado por las aguas de deshielo, que se extiende más allá de la emocionante ciudad de Coloma, un empleado de un aserradero llamado James Marshall descubrió destellos del metal precioso en el limo del río. La fiebre del oro de 1849 había empezado.

Coloma creció vertiginosamente y se transformó en una ciudad con cerca de 10,000 personas, se construyó una escuela, una tienda general y una oficina de correos con techo de chapa. Estos y otros edificios históricos se conservan ahora como parte del Parque Histórico Estatal Marshall Gold Discovery. Existe un interesante museo del oro (Gold Discovery Museum), y los niños pueden jugar a buscar este metal. Sigue los senderos frondosos que bordean el río hasta encontrar lugares con sombra para hacer un picnic. Quédate a cenar; las cenas en el Café Mahjaic, ubicado en un edificio de ladrillo de 1855 en la diminuta y cercana ciudad de Lotus, son una maravilla, con ingredientes locales que se destacan en platillos como pollo de granja asado con echalotes, tocino y hongos crimini.   

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro  Jamestown-john-robson-flickr1280642
Jamestown by Jon Robson/Flickr

Lavado de oro en Jamestown

Lavado de oro en Jamestown
Busque un tesoro por su cuenta o con la ayuda de un profesional

Es increíble, pero real: aún hoy puede recorrer la parte playa del brazo sur del American River y encontrar motas de oro, como lo hacían los buscadores de fortuna hace más de un siglo y medio en Sutter’s Mill. Uno de los mejores lugares para hacer esto es Jamestown, uno de los pueblos originales de la Fiebre del oro en California. En realidad, Jamestown ha sido testigo de dos fiebres del oro separadas en su historia; la primera en 1849 y un segundo auge en el decenio de 1880, cuando técnicas nuevas de minería ayudaron a descubrir más oro.

Pruebe buscar oro por su cuenta; no necesita mucho más que algunas herramientas simples, una actitud positiva y un par de zapatos o botas aptos para agua (algún calzado deportivo viejo también sirve). Las tiendas de la zona venden buenas bateas para lavar oro, pida que le enseñen la técnica adecuada para poder separar las partículas diminutas de oro del cieno del río. Una palita de jardinería también puede ayudarlo a cavar en el cieno del río para buscar oro. En realidad, es difícil distinguir una cosa de otra en el fondo de su batea, en especial con tanto “oro de los tontos”, como se denomina a la pirita (un mineral técnicamente sin valor) que se queda en el piso de su batea. Para tener mejor suerte, además de adquirir conocimientos geológicos e históricos mientras busca y revuelve, intente buscar oro con un guía especializado.

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro  VCW_D_GC_T12_MoaningCavern_Pfeiffer-sized
Jenny Ella Pfeiffer

Caverna Moaning

Caverna Moaning
Camina, escala o practica rapel en un paraíso subterráneo

Descubierta por mineros en 1851, esta cámara vertical cercana a Angels Camp es tan grande que constituye la mayor caverna pública de California; cuenta con el suficiente espacio para alojar la estatua de la Libertad. Los primeros visitantes subían en una gran cubeta trepaban y se introducían en un gran contenedor para después descender lentamente hasta el piso de la cámara. En la actualidad, se puede acceder fácilmente a través de una escalera caracol o, si lo prefieres, puedes conectarte con tu Hombre Araña interno y bajar a rapel los 165 pies/50 metros que separan la cima del fondo de la cámara. Para exploradores intrépidos (prepárete para arrastrarte boca abajo), hay un viaje de 2½ horas de aventura que te introduce a las excavaciones más profundas de la caverna, a unos 280 pies/85 metros por debajo del suelo de la cámara principal, a través de pasajes estrechos con nombres como Meat Grinder (picadora de carne), Pancake Squeeze (aplastado de pan) y Birth Canal (canal de parto). 

Si esto no disparó bastante tu adrenalina, ajústate el cinturón y realiza un emocionante paseo en una tirolesa de 1,500 pies/457 metros de largo. Visita el sitio web para conocer los conciertos programados dentro de la caverna, eventos en los cuales la acústica natural y el sonido del goteo del agua en el sistema de cavernas (el denominado "moaning" o gemido que da nombre a este lugar) van acompañados de música en vivo o las voces de un coro y un espectáculo de luces.

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro  VCW_D_GC_T3-Lorres Gold Mine tunnel_CTTC09111716003843-1280x642
Lorres Gold Mine

Parque Histórico Estatal de Empire Mine

Parque Histórico Estatal de Empire Mine
Realiza una visita a una mansión de la época de la fiebre del oro y luego adéntrate en la tierra.

Vive sensaciones impactantes con la visita a este extraordinario destino en Grass Valley, aproximadamente 60 millas/92 kilómetros al noreste de Sacramento. Primero, dedica tiempo para recorrer el Centro de visitantes y conocer más sobre las minas de oro más grandes, más profundas, más extensas y más ricas de California, de donde, en el transcurso de un siglo, se extrajeron 5,6 millones de onzas/159 millones de gramos de oro; lo suficiente como para llenar una caja de 7 pies/3 m de largo, 7 pies/3 m de altura y 7 pies/3 m de profundidad al momento en que cerró la mina, en 1956. Para tener idea del tamaño de la mina, observa la maqueta que representa las 5 millas cuadradas/13 kilómetros cuadrados del lugar. Luego sal a visitar la entrada real del túnel: un pequeño pico dentro de un impactante laberinto subterráneo de 367 millas/591 kilómetros.

Ahora cambia la perspectiva —física y mental— y realiza un paseo por las tierras de William Bowers Bourn Jr., quien se hizo cargo del manejo de la mina en 1879. Bourn Cottage, el humilde nombre de esta magnífica propiedad en el campo, donde no se reparó en gastos para crear una ciudadela de piedra de dos pisos a semejanza de las fincas nobles de la Inglaterra del siglo XIX, con interiores de madera de secuoya y ventanas con vitrales emplomados.  

Se realizan visitas guiadas de mayo a septiembre.  La excursión a los yacimientos mineros muestra la difícil vida de los mineros que trabajaban ahí. Conoce la otra cara del recorrido en los terrenos de la mansión, que incluye una visita a la suntuosa Bourn Cottage. 

California State Railroad Museum
California State Railroad Museum

Museo Ferroviario del estado de California

Nueve aventuras familiares en la era de la Fiebre del oro  vca_maps_goldcountry
Museo Ferroviario del estado de California
Súbete a coches de ferrocarril restaurados en este paseo preferido por las familias

Permanentemente clasificada como una de las mejores muestras ferroviarias del país, esta amplia atracción presenta 21 locomotoras “Iron Horse” meticulosamente restauradas, además de coches de época en perfecto estado, muchos de ellos observados en visitas de revisión exclusivas. Increíble atención a los detalles: porcelana auténtica en coches comedor, terciopelo y los mejores adornos en coches Pullman para dormir, un encantador furgón regordete de madera; todo aporta una sensación de viaje en tren antes de que los automóviles iniciaran su reinado. Incluso posee una oficina de correo sobre ruedas. 

A través de numerosas exposiciones, se detalla la manera en que los ferrocarriles moldearon la vida, la economía y la cultura del Estado Dorado. Los niños disfrutarán subir a bordo de vagones para dormir estilo Pullman, un coche comedor repleto de porcelana especial para trenes y una réplica del servicio postal ferroviario. Se ofrecen visitas guiadas a diario y cortos cinematográficos con regularidad. Recomendación: Las noches de jueves en verano, los museos permanecen abiertos hasta tarde. 

Si viajas en verano, no te pierdas el popular recorrido del museo en el Sacramento Southern Railroad, que pasea resoplando por las márgenes del río Sacramento. Disfruta de la vista desde un vagón panorámico de primera clase, un vagón cerrado o un vagón abierto tipo góndola (adivina cuál es el preferido de los niños).