El loop de la Bahía de San Francisco VCW_TI_5_Hero_Baybridge-IMG_5424b copy-sized

Trip 3-5 días 10 stops

El loop de la Bahía de San Francisco

Este recorrido circular te lleva por lo mejor del Área de la Bahía, una región diversa, dinámica y bella, con ciudades vibrantes, la celebrada tierra del vino y maravillas naturales extraordinarias. Comienza en el acceso a San Francisco, una de las ciudades más bellas del mundo, para dirigirse al norte a través del puente Golden Gate. Explora los parques costeros antes de dirigirte al noreste hacia las regiones vitivinícolas de Napa y Sonoma. Sigue rodeando la bahía para visitar Six Flags Discovery Kingdom, con atracciones y animales exóticos, luego hacia la ciudad de Oakland, en el Este de la Bahía, un semillero de restaurantes excepcionales. Conduce al sur hasta San José y el tecnológico Silicon Valley, hogar de Google y Apple, luego cambia de rumbo para disfrutar diversión familiar en Santa Cruz. Termina en San Francisco para dedicarte a comprar, cenar y disfrutar la vida nocturna y otras atracciones urbanas. 

El loop de la Bahía de San Francisco SF_GoldenGate_1280x642

Puente Golden Gate

1
Puente Golden Gate
Ve uno de los monumentos más famosos del mundo, que abarca una elegante bahía

Comienza tu viaje con una visita a una de las vistas más icónicas del mundo. Con sus elevadas torres que se introducen en el cielo a 746 pies/227 metros de altura, sus arcos que marcan la entrada a la Bahía de San Francisco, y todo pintado de color rojo fuego, el puente Golden Gate es un destino espectacular y el lugar ideal para comenzar un recorrido de la región.

Si te pregunta por qué un puente que se llama "Golden Gate" (portal dorado) es de color rojo, aquí te lo contamos. Está aceptado que la entrada a la Bahía de San Francisco (el angosto estrecho que cruza el puente) fue llamada Chrysopylae ("Golden Gate" en griego) por el primer explorador John C. Fremont. (El Capitán Fremont pensó que el estrecho se parecía a un estrecho de Estambul llamado Chrysoceras o "cuerno dorado"). De modo que tiene sentido que el puente lleve el nombre por la extensión de agua que cruza. ¿Pero por qué el color carmesí? Llamémoslo una sorpresa inesperada. Cuando el acero del puente se instaló en el lugar por primera vez, solo estaba cubierto por una capa de imprimador rojo. A un ingeniero asesor le gustó, sugirió conservar el color y ayudó a desarrollar el color definitivo de la pintura del puente.

Mientras que puedas conducir a través del puente, es más divertido caminar (aunque solo se trate de una parte de su extensión). Ten en cuenta que el cruce puede ser algo frío o ventoso, particularmente cuando se asienta la niebla (muy común en verano), así que vístete con varias capas y cúbrete la cabeza o levántate la capucha para mantenerte abrigado. Cruzar el puente pedaleando es otra opción divertida, y las compañías de alquiler de bicicletas abundan (dos predilectas son Blazing Saddles y San Francisco Bicycle Rentals). La mayoría de las bicicletas vienen equipadas con mapas de ruta detallados que le muestran dónde circular desde San Francisco, pasando el puente, hasta llegar a pueblos idílicos, como Sausalito y Tiburon, en el vecino Condado de Marin. (Si buscas diversión adicional, toma el ferry para volver a la ciudad). De regreso al puente, en el extremo sur (ciudad) hay un hermoso negocio de regalos y un café, además hay senderos que te permiten relajarte en el histórico Fort Point, terminado de construir en 1861 como base de avanzada militar para proteger la entrada antes de la existencia de un puente. Mira hacia arriba y obtén una singular vista del puente; una espectacular red de enormes vigas, columnas gigantes y cables impresionantes.

Ahora es momento de subir al automóvil y dirigirte al norte hacia el condado de Marin y a la arboleda de secoyas costeras más cercana: el Monumento Nacional Bosques de Muir.

Próxima Parada
Muir Woods National Monument (11mi/18km; 21min)
El loop de la Bahía de San Francisco VCW_D_T3_MUWO_140510_LRu_08_ 1280x642
Lenny Rush/NPS

Bosques de Muir

2
Bosques de Muir
Cruza el puente Golden Gate a la tierra de los gigantes

Hacia el norte, adentrándose en el condado de Marin, disfrutarás vistas impresionantes de esta bella región, conocida por sus pueblos encantadores refugiados entre cañones exuberantes, y esparcidos por la bahía y las escarpadas colinas costeras. La región es también notable debido sus extensos parques (el 80 por ciento del condado está reservado como parque o espacio abierto) y uno de los principales es el Monumento Nacional Bosques de Muir, el último refugio de las antiguas secoyas costeras de la bahía que no fueron taladas en esa área, donde los leñadores prácticamente desmontaron la región hacia fines de 1800. 

Este monumento, originariamente establecido como un monumento nacional en 1908 por el Presidente Theodore Roosevelt, se nombró en honor al naturalista venerado John Muir, quien declaró que el lugar era “el mejor monumento para los amantes de los árboles que posiblemente podría encontrarse en todos los bosques del mundo”. Incluso en días concurridos de verano, aquí se siente un silencio notable, especialmente si llegas temprano por la mañana. Sigue los caminos elevados, construidos para proteger la delicada estructura de las raíces de las secoyas, para ver sus troncos rectos, algunas de más de un siglo de antigüedad y de más de 250 pies/76 metros de altura. Para llevarte una experiencia inolvidable, consulta el calendario de actividades del parque para hacer una caminata guiada al anochecer.

“el mejor monumento para los amantes de los árboles que posiblemente podrías encontrarte en todos los bosques del mundo”.  

Recuerda que el camino hasta el parque es serpenteante y angosto, y los estacionamientos suelen ocuparse pronto en verano y los fines de semana. (Si no encuentras estacionamiento, quizás debas caminar mucho hasta su automóvil). La mejor opción es tomar el transporte público a Muir Woods (de marzo a octubre) cerca de Sausalito, o reserva una visita con un servicio de traslado o con operador turístico local.

Desde los Bosques de Muir, toma la ondulante Carretera Uno al norte, hacia otro parque excepcional y poco habitado: Point Reyes National Seashore.

El loop de la Bahía de San Francisco PointReyes_Lighthouse_1280x642
Anita Ritenour/Flickr

Point Reyes

3
Point Reyes
Hasta ahora parece que estás en el mar

Sigue la costa, pasando la amplia Stinson Beach y la resplandeciente laguna Bolinas (un lugar excelente para practicar kayak y avistamiento de aves) hasta esta península extraordinaria. Con tierras que sobresalen y se internan en el mar por decenas de millas, Point Reyes está repleto de descubrimientos sorprendentes, incluida una increíble vida silvestre, profundos bosques, acantilados espectaculares y playas remotas.

Más allá del momento del año en que vengas, siempre hay algo extraordinario para ver y hacer. En invierno, viaja al extremo de la península (un autobús lo acerca a las millas finales) para avistar la migración de las ballenas grises que pasan realmente muy cerca. (Ayuda cuando no interrumpe sus carriles de natación). En primavera, recorre el sendero hasta Chimney Rock para ver incontables flores silvestres (observa los frailecillos que anidan en los acantilados frente al océano) o sigue un sendero cubierto con lirios que se adentran en un raro bosque de pinos obispo. En verano, contempla cómo baja la fresca niebla y luego disfruta una taza de chocolate en la acogedora aldea de la Estación Point Reyes. Y en otoño, escucha el extraño llamado de los alces de Tule; en general, es posible ver animales sueltos o pequeñas manadas de estos alces nativos en el área de la reserva Tomales Point, en el extremo del parque.

Para orientarte, deténte en el extraordinario Centro Natural del Valle Bear, donde encontrarás exhibiciones aptas para niños, mapas y guardabosques amigables. El sendero del Valle Bear, que como es bastante plano puede ser transitado fácilmente incluso por quienes llevan una carriola o cochecito de bebé, es un popular paseo para hacer a pie o en bicicleta.

Tu viaje por carretera ahora te lleva hacia el continente, para explorar una de las mejores regiones vitivinícolas del mundo.

 

Próxima Parada
Napa/Sonoma (47mi/76km; 1hr9min)
El loop de la Bahía de San Francisco VCW_D_NapaSonoma_Hero__NCA3429_1280x642
Tai Power Seeff

Napa y Sonoma

4
Napa y Sonoma
Lo mejor de los campos de vino

Al girar al este, dejarás el drama y la vida salvaje de la costa para explorar estas dos regiones vitivinícolas principales, con colinas ondulantes y planicies cultivadas con las vides más codiciadas del mundo. Hay literalmente cientos de bodegas y salas de degustación aquí, en entornos que van desde castillos a graneros reciclados, con visitas guiadas, eventos especiales y fiestas de presentación de vinos que llenan el calendario todo el año. 

Sonoma es la región más al oeste, y tiende a transmitir una sensación más íntima, en especial cuando te diriges más al norte, hacia los bosques de secoyas y el terreno escarpado que rodea al río Russian. Un sitio ideal para orientarte es Healdsburg, una ciudad con aspecto de joya, un lugar que se ha transformado de un pueblo rural rústico a un destino de primer nivel. En primer lugar, está la perfecta plaza, rodeada de salas de cata repletas de personas hermosas, boutiques que tientan a la gente en cada rincón y restaurantes chic que resplandecen al atardecer. Aquí, el foco principal está en los productos locales, y el mercado de agricultores, abierto dos veces por semana desde junio hasta octubre, es un reflejo de las frutas y verduras frescas producidas localmente y de manera sustentable. Haz una parada en Healdsburg Shed, un refugio de utensilios de cocina, libros de recetas de cocina y herramientas para el jardín. Elije algunos quesos artesanales y un tentador pan casero con corteza crujiente en Oakville Grocery y organiza un picnic improvisado en la plaza. Termina el día con una comida exquisita de biscuits de tocino de cerdo, Hamachi crudo y pastas con tinta de calamares en Chalkboard.

Si te gustan las rutas rurales ondulantes, te encantará Oakville Grade, que dibuja garabatos y tiene giros en U sobre la cordillera Mayacamas, entre el Sonoma y Napa. Aquí, descenderás hasta uno de los viñedos más celebrados del mundo, una tierra de fincas espectaculares, extensas salas de degustación, poblados pintorescos y alojamientos elegantes, muchos de los cuales tapizan el celebrado sendero Silverado. 

Esta es la mejor de todas las rutas, un camino rural adornado con robles que dan mucha sombra y vinos de primer nivel, con tantas bodegas que podrías viajar durante una semana y no terminar de visitar todas. El sendero Silverado fue el primer camino permanente que conectó el pueblo de Napa con Calistoga a unas 30 millas/48 km al sur y es el equivalente de un camino rural a la cargada Autopista 29, que se encuentra prácticamente paralela a la ruta. Conduce (o alquila una bicicleta y pedalea) a lo largo de esta ruta tranquila y escénica pegada a las colinas del este del valle.

El mayor desafío es decidir dónde detenerte primero. Algunas de las bodegas prestigiosas ubicadas en el Sendero Silverado incluyen Joseph Phelps, ZD Wines y Miner Family Winery, solo tres de las decenas de fantásticos lugares para degustar el reconocido Cabernet Sauvignon del Valle de Napa y otros vinos tintos de mucho cuerpo. Las hosterías elegantes incluyen Auberge du Soleil y Solage Calistoga. Para ver uno de los lugares más bonitos de toda la región, recorre el camino largo y arbolado hacia los campos bien cuidados de Meadowood Napa Valley, para disfrutar de un almuerzo al aire libre en The Grill o, si quieres darte un lujo, cena en el restaurante poseedor de tres estrellas Michelin: The Restaurant at Meadowood.

Desde Napa, sigue al sur rodeando el lado este de la Bahía de San Francisco, hasta un parque de diversión frente a la bahía.

Más información
Próxima Parada
Six Flags Discovery Kingdom (12mi/19km; 19min)
El loop de la Bahía de San Francisco VCW_TI_5_T5_Drench_2-1280x642
Courtesy of Six Flags Discovery Kingdom

Six Flags Discovery Kingdom

5
Six Flags Discovery Kingdom
Voltea hacia afuera en las mega montañas y mira animales exóticos

No es ningún secreto cuál es la atracción principal de este lugar popular en la ciudad de Vallejo, en el Este de la Bahía. Incluso antes de estacionar verás las vueltas gigantes, los espirales y los descensos aterradores de las montañas rusas y otras atracciones extremas emblemáticas del parque, como Superman Ultimate Flight y Tsunami Soaker. Disfruta estos motores de adrenalina y luego retírate a la belleza arrulladora de Butterfly Habitat. Cuando tu presión arterial regrese al nivel normal, disfruta del espectáculo con delfines y leones marinos, contempla leones africanos y tigres de Bengala y siberianos en recintos naturalizados, viaja en elefante o alimenta a una jirafa.

Si buscas un entretenimiento más civilizado para los más pequeños, llévalos a Acme Fun Factory, una casa de juegos de dos pisos. También hay un área con juegos de agua para niños más pequeños, además de atracciones y actividades aptas para ellos. Para ti, considera experiencias de lujo, como descubrir la sensación real de tocar a Flipper, en una interacción especial con delfines.

Te espera un vieja a Oakland, la ciudad de moda, para disfrutar excelente comida, compras y arte.

Próxima Parada
Oakland (28mi/45km; 35min)
El loop de la Bahía de San Francisco VCW_D_SF_T5_20140711_Oakland Museum_451-1280x642
Tai Power Seeff

Oakland

6
Oakland
De la era, artístico, diverso

Conduce al sur desde Vallejo hacia la montañosa Bahía Este, pasando por la ciudad universitaria de Berkeley para llegar a la ciudad hermana de San Francisco. A menudo se denomina a Oakland “la Brooklyn de San Francisco”, porque cuenta con la misma clase de giros históricos, vistas espectaculares y movimientos gastronómicos y vitivinícolas crecientes que aquel vecindario de Nueva York. Diversa, dinámica, artística, innovadora, Oakland ha atestiguado un influjo de jóvenes locales —atraídos no solo por el ambiente, sino también por los alquileres más bajos de la ciudad— que se han mudado a lofts y condominios del centro, y entonces han hecho lo propio cafeterías, cafés, galerías y clubes. Los costos más bajos de la Bahía Este también han tentado a los chefs, tanto a los nombres ya establecidos como a los jóvenes cocineros de la nueva generación, a abrir restaurantes aquí, con opciones que van desde el ostentoso Art Deco (Flora) al elegante y sofisticado con estilo hípster (Plum). 

La plaza Jack London Square, un complejo sugerente asentado en la orilla de la Bahía de San Francisco, mezcla diversión al aire libre con entretenimientos bajo techo. La plaza recibió su nombre en honor al intrépido aventurero y autor de Call of the Wild y The Sea Wolf, libro supuestamente inspirado en un cuento fantástico que transmitían los pobladores rústicos que frecuentaban el legendario, y aún abierto, Heinhold’s First and Last Chance Saloon. Cerca de la entrada empinada al histórico abrevadero, las manecillas del reloj de pared se mantienen inmóviles desde el 18 de abril de 1906, momento en que un terremoto masivo azotó el Área de la Bahía, y sacudió tanto el edificio que el reloj dejó de funcionar. El tiempo puede haberse detenido, pero no el servicio, y descender hasta esta cabaña de madera es lo más cercano a emprender un viaje al pasado: cada noche brillan las lámparas de gasolina del siglo XIX y las paredes están adornadas con fotografías de la Segunda Guerra Mundial y una foto del joven London sentado en una de las mesas del salón. Acomódate y habla con el parroquiano sentado a tu lado en la barra; nunca se sabe qué cuentos fantásticos escucharás en este lugar.

Pero reserva la visita a este bar histórico para más tarde. Cuando el sol esté brillando a plenitud, rema en kayak por el Estuario Oakland adyacente, que despliega esplendor especial durante la migración de aves del otoño. Después del paseo en kayak, recorre la plaza para visitar las tiendas o descubre dos buques históricos: el Lightship Relief, un faro flotante que asistió en la navegación a lo largo de diversas líneas costeras de EE.UU. de 1951 a 1974, y el USS Potomac, el yate histórico del Presidente Franklin Delano Roosevelt (consulta por cruceros por la bahía). Cena en opciones tentadoras como Baia para degustar pastas orgánicas o disfruta del pastel de cangrejo benedict, a la hora del brunch, en Oakland Grill. Los mercados de agricultores y las películas al aire libre le dan a Jack London Square un aire típico del vecindario

Desde Oakland, sigue el borde de la bahía hasta la tercera ciudad más grande de California.

MORE IDEAS
Próxima Parada
San Jose (41mi/66km; 46min)
El loop de la Bahía de San Francisco VCW_D_Sjose_Hero_TerminalB_1280x642
Courtesy of San Jose International Airport

San José

7
San José
Conoce de tecnología y ambiente internacional

Esta metrópolis, la tercera ciudad más grande de California, nunca ha brillado más que ahora. San José, que alberga al Silicon Valley, actual centro del auge de la tecnología, está lleno de destinos dignos de visitar, como El Museo Tecnológico, para tener una experiencia ultrapráctica, y el Museo de Arte de San José, con su aspecto claro y ligero. El De Anza Hotel es una joya del Art Deco, mientras que el Centro SAP, que atrae artistas de primera línea y es sede de la franquicia Sharks NHL, es un moderno palacio de cristal.

Y, por supuesto, existía la vida antes de "silicon chips". Conoce las impresionantes raíces agrícolas y étnicas de San José en el extenso campo de San José Histórico, en el lado sureste de la ciudad.

La gran magia de la era moderna resulta invisible y en nano escala, pero El Museo Tecnológico de Innovación, o solo “The Tech”, situado en el centro de San José, hace un gran trabajo al crear un divertido laboratorio y una experiencia de aprendizaje para personas curiosas de todas las edades. Sumérjete en las exhibiciones interactivas que muestran el poder de las tecnologías que van desde robots, pasando por uniones genéticas hasta energía alternativa. Permite que mariposas virtuales se alineen en tu brazo y lleva a tus hijos a disfrutar videojuegos de última generación... quizá tú también quieras jugar. Otro punto destacable es la Galería de Innovación de Silicon Valley, que exhibe las máquinas que revolucionan el pensamiento humano, la creatividad y la comunicación. El ser humano no solo vive de bits y bytes, de modo que relájate en el café y disfruta los artículos de tecnología y ciencia en la tienda de obsequios (son geniales para regalar en las fiestas y cumpleaños).  

Para la experiencia de compras más lujosa en la ciudad, visita Santana Row, un elegante centro de compras al aire libre, que es una mezcla entre el estilo relajado de California y una ostentosa villa europea en un día de mercado. Es la clase de lugar donde fácilmente puedes pasar horas de tranquilidad, sentado en un banco mientras examinas tus compras y pruebas los crujientes croissants de Cocola. Y, si quieres disfrutar el capricho más extravagante de Silicon Valley, puedes diseñar y personalizar tu propio automóvil eléctrico lujoso en la tienda Tesla de Santana Row.

Tu próximo destino incluye una exploración más profunda de las ciudades y campus tecnológicos de Silicon Valley.

Próxima Parada
Silicon Valley (15mi/24km; 19 min)
El loop de la Bahía de San Francisco VCW_D_SiliconValley_Hero_20140708_Google_19 copy-1280x642_0
Tai Power Seeff

Silicon Valley

8
Silicon Valley
Si no lo crees, sólo búscalo en Google

Bienvenidos al centro tecnológico de California. En el extremo sur de la Bahía de San Francisco, las comunidades conocidas en conjunto como Silicon Valley, son la base del corazón de la tecnología informática, que incluyen la tecnología del chip de silicio, diseño informático, aplicaciones, dispositivos Apple, teléfonos celulares inteligentes, todo inteligente. Algunas empresas son tan grandes y tan influyentes que sus nombres se han convertido en parte de nuestro vocabulario (si no nos cree, simplemente búsquelo en Google). Camine o ande en bicicleta por un sendero y preste atención para ver si escucha la próxima gran idea. Visite un museo que juega con el concepto tecnológico de "qué pasaría si...". Y disfrute de los grandes beneficios de una economía en crecimiento, donde hay espacios de expresión artística, compras de primer nivel y restaurantes de primer nivel.

Las empresas como Facebook y Google no ofrecen visitas guiadas formales, pero, en el campus Googleplex de Mountain View, puedes ver a los “Googlers”, empleados increíblemente jóvenes, hablando, twitteando y andando en bicicletas con la marca Google en camino a cambiar el mundo. Diríjete al lado este del campus, junto al camino pavimentado para bicicletas, para ver el espacio lúdico bien cuidado solo para uso exclusivo de los empleados. Lo que no podrás ver (pero que desearías ver) es la cafetería del campus con comida gourmet totalmente gratuita, servicio de masajes y guardería, y receptáculos para dormir una siesta, un campus correctamente ubicado en el borde de la Bahía de San Francisco.

Justo al sur, en Cupertino, compra camisetas, gorros de béisbol y jarros con logotipos en otro campus legendario, el de Apple, en One Infinite Way.

Al norte, en Menlo Park, el campus de Facebook sigue creciendo. También está cerrado para los visitantes, pero el icónico frente con el pulgar levantado indicando “Me gusta” en color azul claro se ha convertido en un fondo popular para las selfies. Puedes hacerlo también: simplemente acércate, sonríe, haz clic y publica tu fotografía.

También encontrarás el modesto edificio donde todo comenzó: la caseta/garaje de 367 Addison Avenue, Palo Alto, donde, en 1939, Bill Hewitt y Dave Packard iniciaron una sociedad que se convertiría en el centro neurálgico de la tecnología mundial conocido como HP.

Cuando hayas acumulado suficiente hechicería informática, diríjete al sur (como hacen los lugareños los fines de semana), hacia la ciudad costera de Santa Cruz, reconocida por su amplia playa y su parque de diversiones frente al mar.

Próxima Parada
Santa Cruz (38mi/61km; 45min)
El loop de la Bahía de San Francisco VCW_D_SantaCruz_T2__SantaCruzBeach_Seeff copy_1280x642
Tai Power Seeff

Santa Cruz

9
Santa Cruz
Practica el Surf en la perfecta escapada por NorCal

Este pueblo playero ultra amable tiene, sin duda, doble personalidad, ambas geniales. Primero, tenemos diversión familiar en el parque Santa Cruz Beach Boardwalk, una explanada de estilo antiguo con montañas rusas, juegos de feria, banderillas y un carrusel histórico. Luego tenemos el centro de Santa Cruz, donde los estudiantes universitarios buscan tiendas con artículos antiguos, bohemios y elegantes, y los restaurantes relajados se concentran en trabajar con ingredientes orgánicos locales.

Pero en su corazón, Santa Cruz es un pueblo de surf. En este lugar se introdujo por primera vez el deporte en California y los surfistas profesionales saben que el lugar ideal es Steamer Lane. ¿Necesita más pruebas? Cerca de aquí vive el legendario surfista Jack O’Neill, fuerza vital detrás del imperio O’Neill, pionero del traje de neopreno y estadista más veterano en todo lo relacionado con surf en el Estado Dorado.  

En el centro de la ciudad, lejos de las multitudes playeras, la Pacific Avenue ofrece muchas tiendas con un toque local, que incluyen la venerable O’Neill’s, donde surfistas, tanto hombres como mujeres, pueden encontrar shorts o bikinis ideales para surf, sandalias o trajes de neopreno. Todo esto es creación y diseño del hijo favorito de la ciudad, el legendario Jack O’Neill (que sigue viviendo muy cerca de esta playa). La librería independiente Santa Cruz está siempre llena de felices residentes locales, en especial durante las frecuentes charlas con autores. Muchas otras boutiques ofrecen arte, ropa 

A continuación, viaja hasta tu última parada: la bella “Ciudad de la Bahía”, San Francisco.

Próxima Parada
San Francisco (73mi/117km; 1hr20min)
El loop de la Bahía de San Francisco PaintedSisters_SanFrancisco_1280x642
huangjiahui/Flickr

San Francisco

10
San Francisco
Sorprendente bahía, mágica ciudad

Termina tu viaje por carretera al explorar una de las ciudades más importantes del mundo. Famosa por sus casas señoriales victorianas, los clásicos tranvías, su diversidad dinámica, una hermosa costa y un altísimo puente carmesí, la "Ciudad de la Bahía" verdaderamente lo tiene todo. Con una cocina que marca tendencia y abarca desde restaurantes con estrellas Michelín hasta extravagantes camiones de comida rápida; la orquesta sinfónica, el ballet, el teatro y la ópera de fama mundial; además de las casi ilimitadas aventuras al aire libre, San Francisco se destaca como una visita obligada en la lista de deseos de cualquier viajero.

Para encontrar una manera novedosa de explorar, estaciona el automóvil y recorre el lugar a pie, en bicicleta y en el singular transporte público. Pedalea en bicicleta por el Puente Golden Gate de ida y vuelta, luego explora el exuberante Presidio, una antigua base militar que ahora es un parque, o diríjete al Parque Golden Gate, para visitar museos y navegar por una joya secreta, el Lago Stow. Continúa el paseo por el Embarcadero hacia el Fisherman’s Wharf y el museo de ciencias y aprendizaje Exploratorium. 

Devuelve la bicicleta y sube a un teleférico para sobrevolar la colina hacia las tiendas de lujo y las enormes Macy’s, NikeTown, Saks Fifth Avenue y Neiman Marcus alrededor de la agitada Union Square, con una parada para disfrutar pastelería italiana y un cappuccino en Emporio Rulli, justo en el parque. Cerca de allí, recorre la calle Maiden Lane, flanqueada por boutiques y habilitada solo como peatonal durante el día, momento en que las cafeterías instalan sus mesas y sillas directamente en la calle. El cercano Westfield Mall, un complejo sorprendente en la antes desprolija pero ahora mejorada Market Street, brilla con aún más tiendas, incluido un patio de comidas de lujo en el nivel inferior. Por la noche, disfruta un espectáculo en el distrito teatral o visita North Beach para ver Beach Blanket Babylon, una institución ruidosa e irreverente de San Francisco. Para disfrutar más vida nocturna y cenar, recorre Valencia Street en The Mission, un semillero ecléctico que marca tendencias con sus restaurantes y bares, además del delicioso helado nocturno en Bi-Rite Ice Cream.